Add new comment

15 Aug

Mi primer triatlón

Published by ballesterosdm

Aunque en aquel momento me parecía algo bastante difícil, hace ya casi un año os contaba que estaba pensando en hacer un triatlón. Pues bien, al final lo he hecho... pero no vayamos a empezar la historia por el final ¿qué ha pasado durante todo este tiempo?

El 1 de enero corrí la carrera de año nuevo de 10Km de Serpentine. Me fue bastante bien, así que decidí que no sería mala idea correr una media maratón (he aquí el principio de mis problemas). Mientras me preparaba para la media maratón, me lesioné en la rodilla, han pasado 7 meses y, aunque ya puedo correr algo, todavía estoy haciendo ejercicios de recuperación (como ya habréis adivinado, al final no pude participar).

En medio de todo esto y tras darme cuenta de que no iba a poder correr en una buena temporada, me centré en la parte de natación y bicicleta. Mi primer, y por el momento único, gran reto en bicicleta, fue apuntarme con mi hermano a la media maratón de mountain bike Orbea Monegros. La verdad que para no tener bicicleta de montaña y haberlo preparado casi todo en una bici de spinning, me fue bastante bien.

Para preparar la parte de natación, además de ir a la piscina tres veces a la semana, también me entrené en Serpentine Lido (por aquello de acostumbrarme a nadar con mi neopreno no apto para la natación) y participé en la Great Newham London Swim, con unos resultados bastante malos que me ayudaron a comprender lo difícil que es orientarse en el agua y las batallas continuas (a base de puñetazos y patadas) que se mantienen con el resto de los nadadores.

Poco a poco y tras visitar al fisio, fui preparando también la parte de carrera sin forzar demasiado. El triatlón elegido fue AJ Bell London Triathlon (según dicen, el maratón más grande del mundo) y había decidido que haría la distancia Sprint (750m natación + 20Km bicicleta + 5Km corriendo). Mi objetivo, hacerlo en hora y media o menos. La verdad que, incluso el día anterior, me parecía un objetivo bastante inalcanzable, pero una vez que me puse manos a la obra me di cuenta de que podía conseguirlo, de hecho, lo conseguí (pese al cúmulo de despropositos que lastró mi primera transición).

A estas alturas todavía no tengo claro si voy a hacer otro o no, pero por ahora me quedo con las lecciones aprendidas:

  • No subestimar la parte de bicicleta: sobre el papel parece la más sencilla y, especialmente después de haber participado en los Monegros, apenas la preparé. Mal hecho. Fue con diferencia la parte más dura y en la que más opciones de mejora tengo.
  • Debería haber preparado un poco más las transiciones.
  • Tritrajes, neoprenos de natación... supongo que ayudan, pero no son necesarios.
  • La natación en piscina es muy diferente a la natación en aguas abiertas: la técnica es diferente y la orientación, bueno ¿quién necesita orientarse en una piscina?
  • Quien la sigue la consigue.

Etiquetas 

deporte