Añadir nuevo comentario

01 Sep

Round the World Yacht Thrill

Published by ballesterosdm

Yo al timón del Clipper 60

24 de agosto, 0500 de la mañana, suena el despertador, todavía no ha amanecido y me doy cuenta de que voy a pasar más horas viajando de las que he dormido ¿Por qué? Porque ese era el día que había reservado para disfrutar del Round the world Yacht Thrill que mis excompañeros de CTIC me regalaron cuando dejé la empresa.

Destino: Hamble, según google maps, tardaría 3 horas y pico en llegar, tengo que estar en el puerto deportivo a las 9:30, así que en marcha. Salgo temprano de casa, autobús hasta Clapham Junction, compro los billetes, tren hasta Southamptom, ¿cómo? ¿que ahora tengo que pagar un suplemento por ir en primera clase? (ya decía yo que los asientos eran muy cómodos), llegada a Southampton, café, zumo, brownie y tres cuartos de hora de espera, cojo de nuevo el tren y en poco menos de 30 min ya estoy en Hamble. Pienso "me sobra tiempo", pero al poco me doy cuenta de que ahora tengo que caminar unos 3Km por carretera (en su mayoría sin arcen) hasta llegar al puerto deportivo. Al final lo consigo, pero llego justo a la hora. Un poco de crema, me pongo la gorra y todo listo para empezar a disfrutar el día.

Breve explicación de como iba a ser el día, presentaciones no ¿para qué?, y caminamos hacia el barco, un impresionante Clipper 60, nunca había navegado en un barco tan grande. Una vez en el barco, nociones básicas de seguridad y nos ponemos a montar las velas. Todo listo para zarpar.

Durante la primera media hora estoy un poco perdido, hablan muy rápido y el vocabulario es totalmente nuevo para mi, pero al poco ya le voy pillando el truco y empiezo a moverme como pez en el agua :-P. La experiencia impresionante. Buen tiempo y más de 20 nudos de viento. Hicimos un montón de maniobras (viradas y trasluchadas), cogimos rizos, cambiamos las velas de proa varias veces (por cierto, la primera vez que navego con trinqueta)... aprendí un montón de cosas y mucho vocabulario nuevo.

Aprovechando la circunstancia, intenté informarme de como podía hacer para empezar a navegar regularmente los findes, pero la verdad es que no me dieron muchas pistas. Pese a la distancia y al cansancio del viaje, es una experiencia que le recomendaría a cualquiera que le guste navegar, de hecho estoy intentando repetirlo ahora con gente del trabajo.

Bueno, del viaje de vuelta a Londres no hace falta que os cuente nada, os podéis hacer una idea ;)

Podéis ver algunas fotos en el album que he creado en Google+

Etiquetas 

nautica, excursion