Añadir nuevo comentario

29 May

Un año después

Published by ballesterosdm

Lo sé, todavía no llevo un año en Londres, pero ha pasado justo un año desde que dejé mi antiguo trabajo en Fundación CTIC y creo que ha llegado el momento de compartir algunas de las cosas de las que me he dado cuenta a lo largo de este tiempo.

  • Recuerdo mi último día en CTIC como un día triste, no fue fácil decir adiós a 8 años y medio de mi vida, pero la cosa mejoró bastante rápido y en poco tiempo ya estaba más que adaptado a mi nueva vida. Al final los cambios no son tan difíciles como parecen.
  • Los amigos ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman. En este poco tiempo me he dado cuenta de lo difícil que es realmente mantener contacto con la gente cuando se está lejos. Por una parte porque aquí estoy bastante liado y por otra porque cada uno sigue con la vida que llevaba y al final, el uno por el otro y la casa sin barrer. De todas formas, al menos en esta ciudad, es bantante fácil conocer gente y ya hay personas que conozco de hace escasos meses y parece que llevan conmigo toda la vida.
  • Efecto IKEA: una vez que empiezas con la rutina (en mi caso trabajo, entrenamientos, ¿navegar?) no importa donde estés, estás en casa
  • Laboralmente simplemente decir que me han abierto los ojos. Existe otra forma de hacer las cosas y de hacerlas mejor. Cosas que en España se tachaban de imposibles aquí se hacen y funcionan (podría poner ejemplos, pero prefiero no hacerlo para no herir la sensibilidad de nadie).
  • Hablar con gente de otras culturas y conocer distintos puntos de vista (incluso cosas que a mi parecer no deberían ocurrir) te enseña a pensar de otra manera y a abrir la mente.
  • Se puede circular en bici por Londres sin morir en el intento (por ahora) :P. De lo de la bici hablaré en otro momento, que creo que se merece una entrada.

Nada más que decir, hasta aquí mis reflexiones. Seguiremos informando...

Etiquetas 

reflexion