Menú principal

Añadir nuevo comentario

que manera tan tierna de empezar el lunes... y es que no sólo la calvicie es la muestra inequívoca del paso del tiempo: el solo hecho de mirar atrás y recordar el cómo empezamos te hace pensar que nos hacemos viejos :P

Al principio no teníamos vergüenza. Ni futbolística ni de la "normal", porque salir con los cartones de 'Yo soy de Kas Limón' tiene "tela". ¿Cómo pudimos hacer eso? :S Eramos unos niños que no sabíamos lo que hacíamos (es decir, darle a la pelota).

Nuestra falta de calidad, competividad, vergüenza y demás hizo posible que nos pusieramos unas botas y dieramos un espectáculo (lamentable) a propios y extraños. Al principio siempre hubo alguien que nos animaba desde el banquillo (esas limonas gritonas, jeje). Y al final quedó el equipo como un solar con retales de otros equipos, extracomunitarios, camorristas, personajes de dudosa capacidad motriz y/o intelectual y demás fauna y flora del mundo animal. Seguro que ese zoo ningún equipo podrá superarlo :)

Falta en el texto acordarse de los problemas que tuvimos con equipos vándalos que nos insultaron y casi llamamos a la policía para que no nos lincharan al salir. Nunca entendimos a los que se tomaban un juego así. Bueno, que coño, nosotros nunca entendimos el juego éste :)

Y también falta recordar que al final algo aprendimos (además de tener vergüenza), que Diego y yo fuimos más de una vez al All-Star de barrios de Gijón (nada que envidiar al Champions League). Y que servidor consiguió el único trofeo que luce en mis vitrinas: un muñequito de barro por ganar con el barrio de la Arena dicho "torneo" a partido triangular. No es un gran mérito pero creo que es lo único que voy a ganar en mi puta vida (sin contar los trofeos colectivos por "ser bueninos", así que dejarme mis 15 minutos de fama y regocijo :)

Forza limona y suerte en 1ª, que la "vamos" a necesitar. ;)