Reinventando un idioma

22 Jun
Published by ballesterosdm

La tontería humana no tiene límites, debe de ser que como existen pocos problemas reales es necesario inventarse alguno nuevo. En esta entrada voy a hablar de algo que considero una total y absoluta pérdida de tiempo: el sexismo en el idioma. Me parece ridículo que a estas alturas nos tengamos que preocupar por si nuestro idioma es sexista o no lo es e intentar reinventarlo.

De todas formas, si lo que cierto sector de la sociedad quiere es reinventar el castellano (quizás dentro de poco sea la castellana), pues pongámonos a su altura, no voy a ser yo quien les lleve la contraria.

Quizás haya personas y personos que aprovechen lo que voy a escribir para tacharme de machisto, pero por mi parte tengo la conciencia tranquila. Me parece correcto, aunque no necesario, que en algunas ocasiones se trate de evitar el género masculino cuando existe otra palabra más general (por ejemplo utilizar "el alumnado" en lugar de "los alumnos" o "la humanidad" en lugar de "los hombres"), lo que ya no me cabe en la cabeza es que se inventen palabras nuevas.

¿Por qué ahora existen las juezas, las albañilas y quien sabe si las miembras y, sin embargo, no existen ni las pezas, ni los dentistos, ni los futbolistos? ¿Quién pone las normas? ¿Cómo funciona esto? ¿Cada uno puede inventar las palabras que le vengan en gana?

Pongamos un ejemplo. Un par de amigos se encuentran por la calle y uno le cuenta a otro que la policía ya ha arrestado a la chica que entró a robar en su casa. ¿Sería correcta la conversaciona siguiente?: "Pues como te iba diciendo, el otro día entro una caca en mi casa y se llevó lo que había en la caja fuerte. Por suerte un policío dio con ella y pude recuperarlo". ¿Policío? ¿caca?, como decía antes: ¿quién pone las normas?

Me gusta nuestro idiomo tal y como lo conozco, y por mucho que se empeñen seguiré diciendo "la juez" y no "la jueza" y seguiré insistiendo en lo estúpido e irrelevante que me parece este temo.

Sin más, un cordial saludo para todos y todas los lectores y lectoras...

Etiquetas 

actualidad

Comentarios

cacas y mierdos, héroes y heroínas, avestruzas y pulpas, rayas y truenas, ¿pero en qué nos estamos convertiendo?

Me alegro que por fin hayas escrito sobre este tema que tanto tiempo has estado mascando (o más bien sin ganas/tiempo). Lo que me extraña es que no lo hayas mezclado con un tema "paralelo": Discriminación positiva, igual nº de jefes que de jefas, baremo sexista a la hora de contratar personal para oficios principalmente físicos (bomberos, policia, etc), castigos sobre la violencia de género condicionados por el feminismo actual y seguramente un largo etcétera forman parte de la sociedad actual, moderna como ella sola.

La desigualdad histórica de la mujer parece que clama venganza por las injusticias pasadas. Espero que a los negros o a los judíos no se les ocurra lo mismo. Una cosa es igualdad y otra destacarse sobre el resto en compensación por daños y perjuicios anteriores.

El resultado actual es una guerra de sexos ridícula. En criticar lo que por tradición o historia ha sido masculino de toda la vida. Ya sea con razón o sin razón. Al final tendremos que pedir perdón por ser más fuertes físicamente que las mujeres (evidencia que científicos ratifican) o tendremos que cortarnos lo que nos cuelga en busca de la tan ansiada igualdad.
¿Acabaremos obligando al diccionario a punta de pistola que los que hombres que se prostituyan se les llamen zorros? Pues es muy triste que en masculino denote listeza y en femenino labores de cortesana.
¿Acabaran señalando a la religión y a la Iglesia de machista? Hay mil vírgenes pero realmente los que han cortado el bacalao de toda la vida han sido figuras maculinas.

Ya en serio. Hay que darse cuenta de que, aunque somos naturalmente un poco diferentes, lo ético es buscar los mismos derechos, pero sin negar dichas diferencias y aceptar el pasado lingüístico sin tener tan mala baba. La solución radica en la igualdad de oportunidades laborales, sueldos que no dependan del sexo, igualdad de penas, etc. Es decir, equilibrar la balanza. La gente que piensa que éste es el camino hacia la igualdad está muy equivocada.

PD: Vota Herchi, "por una munda mejor".

Imagen de ballesterosdm

Primero el lenguaje y luego la discriminación "positiva", vayamos por partes que son dos temas distintos :-P

Por cierto, ¿alguien pone en duda que la religión o la iglesia sean machistas?

Aclaro que he hablado de la discriminación positiva porque creo que es otra consecuencia más de esas ganas que tienen las feministas por recuperar el terreno perdido, pseudovenganza histórica o llámalo equis. Al igual que pasa con el lenguaje.
Vamos... que veo que algunas nos tienen "ganas".